30 de abril de 1975: Derrota yanqui en Vietnam

El 30 de abril de 1975, las tropas de Vietnam del Norte tomaron Saigón, la capital de Vietnam del Sur, dando fin a la Guerra de Vietnam: la mayor derrota bélica del imperialismo norteamericano. Durante casi 20 años, el pueblo de Vietnam, dirigido por el Partido Comunista de Ho Chi Minh, libró una guerra desigual y heroica contra la primera potencia militar del planeta.

La Guerra se había desencadenado después de la independencia de Vietnam de Francia, cuando EEUU promovió un golpe de estado en el sur para evitar la reunificación del país bajo dirección comunista, en el contexto de la Guerra Fría. Posteriormente, EEUU llegó a enviar más de medio millón de soldados al sudeste asiático.

El pueblo de Vietnam (también los de Laos y Camboya) debió enfrentar permanentes acciones genocidas como los bombardeos masivos, el uso de napalm, y matanzas de aldeas enteras, que cosecharon repudios en el mundo entero e incluso dentro de EEUU. No obstante, con amplio protagonismo popular, tanto en los combates como en la producción y el abastecimiento de las tropas, el Ejército de Vietnam del Norte y la guerrilla de Vietnam del Sur (VietCong) fueron ocasionando bajas y derrotas al ejército invasor, llegando a 58 mil soldados norteamericanos muertos.

El asedio incesante de un “ejército invisible”, que incluso construyó una red de túneles subterráneos de miles de kilómetros, derrumbó la moral de las tropas yanquis. En 1968, la Ofensiva del Tet marcó un punto de quiebre. Desde entonces, EEUU intentó sin éxito una retirada “digna”, pero su salida de la guerra terminó de forma humillante y el régimen del Sur cayó al poco tiempo.

Vietnam se transformó en una bandera de las luchas antiimperialistas y revolucionarias de los años ‘60 y ‘70 y fue uno de los procesos históricos más relevantes de la segunda mitad del siglo XX. Mostró que un país oprimido, con protagonismo popular y una dirección política consecuente, puede enfrentar y derrotar incluso a la primera potencia mundial.