Inflación histórica en Estados Unidos y Europa

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Estados Unidos alcanzó en octubre al 6,2% interanual, según la Oficina de Estadísticas Laborales del Dto. del Trabajo. Desde nuestra realidad, no pareciera tanto si no fuera porque esta inflación es la mayor cifra en 30 años en ese país y porque equivale a una desvalorización más o menos equivalente del dólar cuando viene siendo uno de los principales medios de reserva de valor del mundo.

En la Eurozona, la inflación interanual llegó al 4,1%, su máximo en 13 años. Sus ministros de Economía y Finanzas debieron reconocer que esta inflación es “un poco más persistente” de lo anticipado.

Tanto en EEUU como en Europa se viene de grandes emisiones monetarias durante la pandemia de Covid y se registraron aumentos especialmente fuertes en los rubros de la energía. En EEUU, la gasolina subió un 59% en los últimos doce meses. En España la energía subió un 59,8% interanual. Si bien los voceros de los organismos financieros buscan dar tranquilidad, la propia directora del FMI, Kristalina Georgieva, debió reconocer que la inflación hizo que debieran moderarse los pronósticos de crecimiento en el mundo y señaló tres problemas: la divergencia en la recuperación, la inflación y la deuda.

Como mencionamos en nuestra edición anterior, de la última crisis de 2009 el capitalismo mundial huyó para adelante sobre endeudándose. Pasó a ser usual deudas públicas superiores al PBI nacional. Todo esto justifica la preocupación sobre el curso de la incierta economía global.