¿Cómo fue la elección en La Matanza?

Para ver en qué medida La Matanza contribuyó a la remontada de la provincia –o solo conservó la diferencia hecha en las PASO– hay que analizar los resultados en forma más precisa y los hechos políticos de la campaña. En Diputados nacionales, el FdT ganó por el 47,8% al 28,0% de JxC, con participación del 73%. El presentismo aumentó desde las Paso en 69.900 personas. El FdT creció desde el 45,9% en las Paso, equivalente a 1,8% y 51.864 votos. JxC creció desde el 26,6%: aumentó 2,5% equivalentes a 32.861 votos.
En definitiva, la remontada en La Matanza fue modesta y aportó 19.000 votos para achicar la diferencia que hubo en las Paso a nivel provincial en la categoría a Diputados. Si bien fueron a votar casi 70 mil personas más, está aún a 100 mil votantes por debajo del 2019. Las cuatro fuerzas que van del centro a la ultraderecha suman el 43% de los votos locales. El FIT casi duplica la elección del 2019 y por primera vez ingresa al Concejo Deliberante. El FdT fue la única fuerza que perdió votos a nivel de Concejal respecto de Diputados Nacionales.

La remontada en La Matanza, aunque leve, se debió a tres factores:

  1. Los anuncios del gobierno nacional, como el congelamiento de precios de alimentos y remedios, el aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil, beneficios impositivos para los sectores medios más afectados y de regularización subsidiada de trabajadores, formalización de trabajadores con programas sociales en varios rubros. Se identificó que la gestión de la pandemia estaba en una etapa, fruto de la gran vacunación, donde ya era posible la apertura para la recuperación de los sectores paralizados de restaurantes, esparcimiento y turismo. También se desplegaron fuerzas de seguridad con eje principal en el narcotráfico.
  2. Los anuncios de obra pública en infraestructura en el distrito. Muy importantes para el desarrollo de la conectividad en distintas localidades, el comercio y el control de las inundaciones en la ribera del Río Matanza con los reservorios. El centro de investigación e innovación, etc.
  3. La capacidad militante del FdT, articulada fundamentalmente desde los subcomandos para abordar a las decenas de miles de vecinos que no participaron en las Paso.
    La derrota del FdT en el 1° cordón es un hecho a destacar. Es el cordón demográfico más cercano a la Capital Federal, que combina zonas de residencia de nivel de ingresos medios y altos con el viejo cordón industrial surgido en la postguerra, ya sin grandes fábricas pero con un entramado pyme importante, y también zonas de barrios con urbanización muy precaria y una composición de migrantes latinoamericanos muy destacada.

La campaña desatada por los medios y la reacción política en la semana previa a las elecciones alrededor del caso del kiosquero asesinado en Ramos Mejía estuvo destinada a hundir las posibilidades de recuperación del FdT en las elecciones. El uso miserable de la muerte por parte de JxC fue muy evidente y generó la reacción en numerosas organizaciones civiles del distrito que rechazaron esa utilización electoral. No sabemos el impacto que pudo tener esa campaña en la elección, sobre todo porque en las PASO ya se habían perdido varios circuitos electorales del primer cordón.

El primer cordón mira la vidriera de la derecha que es la Capital Federal, con un presupuesto 30 veces superior a La Matanza. Y en los momentos de crisis como éste después de dos pandemias, quiere ser como CABA, que simboliza políticamente la pujanza. Por eso resurgen las propuestas separatistas como en Ramos Mejía, propuestas que fueron neutralizadas en el periodo de gobierno de Vidal.

Nuestra participación en la campaña matancera

Nuestras fuerzas organizadas en cinco localidades del distrito (Villa Celina, V. Madero, G. de Laferrere, G. Catán y Virey del Pino) han dado un salto en varios aspectos:

  • Se ha profundizado el grado de integración a los subcomandos de campaña respecto del 2019. Somos la única agrupación política de carácter no peronista que lo hace, hasta donde sabemos.
  • Se produjo un aumento de la politización de nuestra militancia.
  • Se produjo un incremento de nuestra fuerza militante.
  • Aumentó el conocimiento de los territorios en donde estamos presentes, de los vecinos y sus necesidades con el método del rastrillaje y de los operativos sanitarios, de vacunación y de servicios de documentación.
  • Crecieron nuestras relaciones políticas con aliados, centralmente del peronismo del distrito.
  • En las dos elecciones de septiembre y noviembre, colocamos 60 mil volantes propios abordando distintos ejes de campaña, más decenas de miles de boletas y volantes de los comandos. Por primera vez realizamos cerca de 20 pintadas.
  • Nuestra prensa Al Frente pasó de distribuirse doscientos ejemplares a más de mil entre vecinos, trabajadores, comerciantes, industriales y aliados.

Corresponsal