Estatuto docente en CABA: «Esta reforma profundiza las desigualdades»

12/5: Masiva convocatoria de docentes y estudiantes a la Legislatura.

Una enorme movilización de docentes y estudiantes se hizo presente ante la Legislatura porteña el pasado jueves 12/5 para rechazar la reforma del Estatuto Docente promovida por Cambiemos. La reforma fue aprobada, sin siquiera consultar a les docentes, con la mayoría oficialista adentro y con gases a docentes que protestaban afuera. Pero el conflicto sigue. Conversamos con Sabrina Álvarez, docente, delegada de UTE y consejera en el profesorado Joaquín V. González.

–¿Por qué rechazan esta reforma de estatuto?

–Lo que busca el gobierno porteño es cambiar la lógica actual del sistema educativo. En nuestro país, la educación siempre fue considerada como la posibilidad de mejorar socialmente. Con las limitaciones que pueda tener la educación pública, siempre fue en ese sentido. Pero esta reforma va a modificar eso a través de un cambio en la asignación de recursos: generará incentivos para las escuelas y docentes con “mejores resultados” o puntuaciones, medidos según estándares de pruebas internacionales que poco tienen que ver con lo que pasa en las aulas. En cambio, se deberían destinar más recursos donde hay más problemas y necesidades, para intentar acortar la brecha y resolver esas dificultades, que tienen que ver principalmente con cuestiones sociales y económicas. Esas cuestiones se abordan con políticas públicas, acompañando y promoviendo soluciones. La propuesta que hace la ministra Acuña es al revés: es darle más a los que son mejor puntuados; y menos a los que tienen dificultades. Los mismos incentivos los plantean para les docentes: quienes estén mejor puntuados van a elegir las escuelas donde mejor se pague, con lo cual no se cumple el principio de “igual salario por igual trabajo”. A su vez, esto generaría que les docentes prefieran trabajar en esas escuelas en donde se les pague más y van a faltar docentes en las escuelas con peores resultados. Esto profundiza las desigualdades.

Además, la reforma plantea pagarle más a quienes hagan los cursos que el GCABA defina como prioritarios, obligando a elegir esos cursos y no otros.

–¿Cómo es la cuestión de las titularizaciones docentes?

–La ministra ha puesto como zanahoria, para que la docencia acepte su proyecto de reforma, la titularización de algunos sectores docentes de secundaria. La titularización es un reclamo desde hace más de diez años. Cada año, el Ministerio tendría que haberle dado la posibilidad a cada docente de concursar su cargo, para convertirse en titular y así tener estabilidad laboral. Sólo pudieron hacerlo con cierta regularidad docentes de primaria e inicial. Todo el resto del sistema educativo no. Somos eternos trabajadores a prueba. En vez de estar tres meses a prueba, como en otros trabajos, acá nos tuvieron así durante diez años. Y si vuelven a hacer una reforma o cambio de plan de estudios, como la llamada “Secundaria del Futuro”, si no sos titular, te pueden dejar sin trabajo de un día para el otro y sin derecho a indemnización.

–Denuncian que Larreta no consulta a la docencia pero sí a empresas privadas para sus reformas educativas…

–Nosotros veníamos reclamando que nos escuchen porque, además de cambiar el sistema educativo, nos van a cambiar nuestras condiciones de trabajo. Jamás nos han escuchado. Han hecho encuestas online a gente que dice ser docente. ¿Alguien imagina una reforma de la ley de Contrato de Trabajo sin invitar a los sindicatos que son la mitad del proceso? En las reuniones obligatorias en la Legislatura, donde la comunidad tiene unos minutos para pedir la palabra, nos dijeron “gracias por participar, vamos a seguir trabajando”, ignorándonos completamente. A las empresas privadas y ONG sí las consultan. En la presentación del proyecto mencionaron empresas privadas como la Fundación Natura. ¿Qué puede aportar una gran empresa al proceso educativo? Si vemos cómo se empezaron a implementar las pasantías obligatorias en quinto año, donde les estudiantes terminan siendo mano de obra gratuita para empresas amigas de Larreta, se entiende la lógica de la reforma. Un enfoque muy diferente sería si las prácticas laborales fueran de la mano de sindicatos, organizaciones sociales o sectores estatales con énfasis en desarrollar conciencia de sus derechos como futuros trabajadores. Esta reforma busca, en definitiva, administrar la educación y las escuelas como si fueran una empresa, donde no existe la democracia y lo que no da ganancia se descarta.

¡Presentes en la movilización!

–¿Cómo afecta la reforma del estatuto a los profesorados?

–Esta reforma del Estatuto Docente se hizo sin consultar a ninguno de los 29 profesorados o Institutos de Formación Docente (IFD) de CABA. Además, el Ministerio promueve que les docentes se capaciten en la UniCABA, (ahora llamada “Universidad de la Ciudad” para ocultar el masivo rechazo que tuvo desde 2017 hasta su aprobación) y no en los IFD o en Escuela de Maestros, la cual viene también siendo vaciada y sus docentes cada vez más precarizados.

Por otro lado, la falta de titularizaciones afecta de forma particular a los profesorados, que desde la UniCABA vienen siendo atacados por esta gestión. En los 29, las autoridades son elegidas por el voto de estudiantes, docentes y graduadxs. Pero sólo pueden ser candidatos les docentes titulares. Por eso: sin titulares no hay autoridades. Además, es mucho más “barato” para el GCABA cerrar cursos y carreras en profesorados con pocos titulares, ya que puede despedir sin indemnización a quienes no lo son.

–¿El gobierno porteño insiste en cerrar los profesorados?

–Veamos los hechos: Cuando en la presentación de la reforma la legisladora Maru Bielli le preguntó que en su modelo educativo los profesorados no existirían, Acuña asintió. Ahora niegan la titularización al nivel superior. Además, rechazan el pedido de titulares en edad de jubilarse que tienen el apto médico y las ganas de seguir trabajando. Conclusión: quieren dejar acéfalos a los profesorados. Además, han intentado cerrar las inscripciones en el segundo cuatrimestre a varias carreras.

–La ministra Soledad Acuña acaba de sacar un libro y llenaron la Ciudad con carteles de “Prioridad Educación”… ¿Pero cuánto invierten en educación?

–Desde que Macri llegó a la Jefatura de Gobierno, y durante la gestión de Larreta, han achicado la porción del presupuesto de la CABA destinada a educación a un ritmo de 1% por año. Es evidente que su prioridad está en otro lado. En consecuencia, no hay presupuesto para incluir a quienes quedaron fuera de la escuela y encima responsabilizan a los docentes. Para la lógica de la ministra Acuña, no hace falta buscarlos porque ya están “perdidos”. Además, todos los años hay 50 mil estudiantes cuyas familias los inscriben pero quedan afuera de la escuela pública, porque no alcanzan las vacantes.

–¿Cuál es el estado actual del estatuto y cómo sigue el conflicto?

–Ahora la pelea con respecto al estatuto sigue porque la ministra tiene que reglamentar los artículos del estatuto modificados por la Legislatura. Un dato no menor es que esta reforma no resuelve muchos problemas que venimos planteando desde la docencia. No crea cargos ni horas pagas de Educación Sexual Integral (ESI). No crea cargos de auxiliar pedagógico en primaria. No permite a docentes curriculares (idiomas, música, plástica, educación física) convertirse en autoridades, algo que sí existe en primaria en otros lugares del país y en secundaria en CABA; ni les pagan las horas de planificación o reuniones de trabajo (que sí empezó a hacerse en secundaria).

Otro aspecto del conflicto es el tema salarial. Con la inflación que hay, nuestro salario real fue cayendo rápidamente. Es un problema no sólo para nuestras familias, sino también para los estudiantes. ¿Por qué? Porque para llegar a fin de mes necesitamos tomar más cursos y más horas de trabajo, lo cual nos deja cada vez menos tiempo para dedicarle a cada estudiante. Los bajos salarios docentes impactan también su educación. Al calor de esta lucha, muchas escuelas están eligiendo delegades sindicales para potenciar la presencia territorial de los sindicatos. También están resurgiendo muchos centros de estudiantes secundarios y de los profesorados.


Notas relacionadas: