Chubut en llamas

Al cierre de esta edición, docentes y estatales permanecían en paro por tiempo indeterminado y protagonizaban cortes de ruta en accesos a ciudades y pozos petroleros.

En Chubut abunda el petróleo pero el estado provincial no cumple con las paritarias docentes y le debe 1.500 millones de pesos a la obra social de los estatales. Al cierre de esta edición, las y los docentes y estatales mantenían el paro y los cortes de ruta en accesos a ciudades y pozos petroleros. El conflicto fue iniciado ante el atraso salarial y el incumplimiento de la paritaria homologada. La Mesa de Unidad Sindical (MUS), conformada el año pasado, nuclea a las organizaciones en conflicto. También los petroleros lanzaron medidas de fuerza.

Ante la fuerte protesta, que incluyó represión policial y hasta la detención del secretario general de la regional Sur de ATECh (Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut), Daniel Murphy, y la delegada Magalí Stoyanoff, finalmente el gobierno provincial debió recibir a la Mesa de Unidad Sindical (MUS). Pero esta reunión, realizada el pasado viernes 23, terminó fracasando.

Los funcionarios del recientemente reelecto gobernador Mariano Arcioni reconocieron que tienen una deuda de 1.500 millones de pesos con SEROS, la obra social de estatales. Y propusieron, entre otros puntos, no descontar los días de paro, pagar el aumento gatillo establecido en la paritaria homologada pero sin especificar fecha, y dar a conocer el cronograma de pago de agosto ¡el 6 de septiembre! Propuestas que en sí mismo marcan el incumplimiento que viene incurriendo el gobierno. Mientras tanto, la deuda con la obra social derivó en la suspensión de la atención médica. “Tenemos una obra social intermitente, que desde el año pasado no está funcionando bien. Está abierta de miércoles a sábados. Tengo compañeros y compañeras que tienen hijos, se les enferman el fin de semana y están en problemas. Pero mientras tanto, sí nos están descontando en el recibo de sueldo la obra social SEROS”, describió a Vamos! Ileana Medici, docente chubutense.
En respuesta, la asamblea abierta reunida en la ocupación pacífica de la escuela Politécnica resolvió continuar con el paro indeterminado “hasta que se cumplan los reclamos”. Los reclamos también incluyeron a CTERA, a quién le plantearon la necesidad de un paro nacional para “visibilizar y nacionalizar la lucha de Chubut y enfrentar el ajuste nacional y provincial”; a la conducción de ATECh, para que convoque a una reunión de delegades abierta; y también instaron a la MUS para que “ejerza presión en la Legislatura para que les diputades generen leyes para enfrentar el ajuste y salir de la crisis”. Y se sumó la propuesta de abrir los libros contables para saber dónde va el dinero que se descuenta de los aportes de estatales. El pedido a convocatoria de paro nacional fue respaldado también por ADOSAC (Santa Cruz), SUTEF (Tierra del Fuego), GDA Formosa, SECh (Chaco) y MPL Misiones.

Luego de la asamblea, la regional Sur de ATECh planteó en un comunicado que “Aluar en el segundo semestre de 2018 tuvo ganancias de 3 mil millones de dólares. Se le entrega la energía de Futaleufú (su principal insumo) y también hace negocio con la electricidad que no utiliza. El cableado hasta Madryn y el puerto de aguas profundas fueron pagados por el Estado nacional. Respecto al petróleo el costo de producción del barril no supera los 15 dólares, se vende entre 45 y los 56 dólares y se producen 51 millones de barriles en Chubut al año. Acá está la plata para resolver el conflicto”.

Por su parte, los petroleros lanzaban un paro para el miércoles 28 y jueves 29 contra la política petrolera del gobierno de Macri; aunque viajaría a Buenos Aires junto al gobernador Arcioni. Mientras tanto, el conflicto ya derivó en la renuncia del ministro de Educación, Leonardo De Bella.