El paro fue contundente

El paro general del 9 de mayo convocado por la CGT y las CTA’s fue contundente. Incluso, los pocos colectivos que circularon iban vacíos o casi ningún pasajero. El parate general de la jornada fue mucho más amplio que los trabajadores sindicalizados, porque expresó la angustia y la bronca por el brutal empobrecimiento generalizado al que nos pretende someter el gobierno de Milei.

El gobierno sintió el impacto del paro y salió a discutir cuánto le “costaba” al país: unos 500 millones de dólares, se dijo. Pero esta cifra no hace más que reafirmar lo importante que somos los trabajadores, porque es precisamente nuestro trabajo el que crea el valor. Y que tenemos derechos, aunque el gobierno y algunos empresarios pretendan despreciarlos. El paro le dolió al gobierno.