Subte: Larreta debió que reconocer a la AGTSyP

Tras cinco meses de conflicto en el subte, el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta tuvo que retroceder y reconocer a la AGTSyP. El conflicto, que pasó por diferentes momentos, trabó en el desconocimiento de la AGTSyP como organización gremial representativa de los trabajadores del subte e incluyó detenciones, pedidos de despido de dos miembros de la directiva y un delegado y más de 100 sanciones (que aún no fueron anuladas), la reapertura de paritarias y la cuestión del asbesto.

A partir de que Triaca denegara la personería que los trabajadores de AGTSyP habían conquistado con años de lucha, el gobierno de CABA dejó de convocarlos y paso a negociar únicamente con UTA, que cerró un vergonzoso 15,2% en cuotas en abril. También le inhibieron a AGTSyP la percepción de los aportes sindicales y pasaron a descontarle a los laburantes un 1% compulsivo a favor de UTA, además de intentar ensuciarlos y deslegitimarlos en los medios cada dos por tres. Es que la licitación hasta 2034 de la operación del subte incluye una reducción de subsidios, como parte del ajuste y el pacto con el FMI, y para hacer pasar esto había que liquidar a la AGTSyP.

El problema de Larreta es que el actual marco político con el dólar imparable, la brutal devaluación, la inflación descontrolada y los tarifazos hace insostenible la situación de las masas, con lo que crece el descontento popular y se multiplican los reclamos, que se concentran en la CABA, la principal vidriera del PRO. Están los docentes y estudiantes que siguen en pie de guerra en defensa de los salarios, la educación pública y contra la Unicaba, que pretende liquidar los 29 profesorados de la ciudad. Y esta semana se inicia el tratamiento en el Congreso del nuevo proyecto de Presupuesto 2019 pactado con el FMI, que prevee aún más recortes. Frente a esto, varios sectores de la oposición ya marcaron la cancha diciendo que no apoyaran el proyecto, las CTA’s convocan a movilizar esta semana y se perfila el paro nacional de las CTA’s y la CGT.

En ese cuadro, la lucha de los trabajadores del subte, que fue cosechando la simpatía de los usuarios, empezó a pesarle más de la cuenta a Larreta y por eso tuvo que retroceder en el subte para bajar la conflictividad social. Fue así que ante la inminencia de nuevas medidas finalmente el gobierno convocó a la AGTSyP y se firmaron dos actas, que implican el reconocimiento de la organización como un actor de peso en los conflictos gremiales.

El último plenario de delegados de AGTSyP aceptó por mayoría el acta paritaria. El acuerdo implica un 3,6% de recomposición, $4.000 por única vez y un aumento en tres tramos que alcanzá un 25,5% a principios de 2019, además del cese del descuento compulsivo del 1% que se quedaba UTA. Igualmente ese porcentaje no absorbe la inflación desbocada, por lo que en breve habrá que reclamar nuevamente.

También se firmó un acta de entendimiento que suscitó debates entre los trabajadores, ya que implica que ante cualquier conflicto gremial la AGTSyP y Metrovías deben transitar un período de 15 días de negociación antes de cualquier medida, entre otras cuestiones. Además, el acta no incluye la anulación de las sanciones y pedidos de desafuero y despido.

Por estos días, la Justicia falló a favor de la reinstalación del delgado Ayala de la B. Ahora la lucha pasa principalmente por exigir el cumplimiento del fallo y que Metrovías anule todos los despidos, causas y sanciones a los compañeros.

Corresponsal