Ucrania puso pausa en la contraofensiva

[responsivevoice_button voice=»Spanish Latin American Female» buttontext=»Presiona para escuchar»]

Transcurrido algo más de un mes de la contraofensiva ucraniana, no se muestran grandes avances pero sí importantes pérdidas. Entre un 10% y 20% del armamento desplegado por Ucrania habría sido dañado en las duras batallas. En el caso de la 47a Brigada Mecanizada de Ucrania, 28 de los 99 tanques Bradley de transporte de tropas habrían sido destruidos o dejados inutilizables. Estos pesados tanques de 34 toneladas son los encargados de transportar a las tropas hasta las trincheras rusas.

El campo de batalla tomó la forma de las trincheras similar a la Primera Guerra Mundial. Rusia utiliza la llamada “defensa profunda” que utilizó con éxito en la Segunda Guerra Mundial, cuenta con un amplio predominio aéreo, una fuerte artillería y modernos misiles. Ante las dificultades, el gobierno ucraniano ha insistido en el envío de aviones y recientemente ha comenzado a recibir por parte de Estados Unidos bombas de tipo racimo.

Este tipo de bombas, usadas en Ucrania también por los rusos, están prohibidas según la convención internacional que firmaron más de 100 países, porque además representan la causa de muertes y amputaciones entre civiles, aún décadas después de terminado el conflicto bélico.

Mientras tanto, Turquía levantó sus cuestionamientos al ingreso de Suecia a la OTAN, lo que es visto como un triunfo por parte de Estados Unidos. En contrapartida, el presidente chino Xi Jinping afirmó que China y Rusia deben “liderar (…) la reforma de la gobernanza mundial”, reafirmando la alianza entre ambos países.