Incansable Chicha

A sus 94 años falleció Chicha Mariani, fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo. Jamás dejó de buscar a su nieta, Clara Anahía, secuestrada en sus apenas tres meses de vida. “Tengo esperanzas de que va a aparecer, aunque yo no la vea”, había dicho en una entrevista.
Su incansable lucha tuvo que desatarse un 24 de noviembre de 1976, cuando un megaoperativo de un centenar de represores del Ejército y la Policía Bonaerense acribillaron dentro de una casa ubicada en la calle 30 al 1116 de La Plata la nuera de Chicha, Diana Teruggi, y otros cuatro militantes de Montoneros. De esa misma casa, las fuerzas represivas se llevaron a Clara Anahí. El papá de Clara e hijo de Chicha, Daniel Mariani, fue asesinado en agosto de 1977.

En ese momento Chicha era docente. Pero si principal actividad pasó por recorrer instituciones y hospitales, y hacer averiguaciones de la forma en que pudo. Y se fue poniendo en contacto con otras “abuelas”. Y así, a pura valentía, terminaron fundando Abuelas de Plaza de Mayo en noviembre de 1977, organismo que llegó a presidir. En 1989 dejó la institución pero no abandonó la lucha y creó la Fundación Anahí, desde donde continuó con su esperanza. No se cansó de exigir verdad. Fue especialmente atacada por Miguel Osvaldo Etchecolatz, a cargo de aquel “operativo” de 1977 y que sostuvo que sabía dónde estaba Clara Anahí, sin aportar un dato. Convirtió en museo la casa de la calle 30, cuya fachada continúa agujereada tal cual la dejaron los genocidas.